INICIO

Síguenos en:       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

violencia


EDITORIAL

LA SEXUALIDAD EN LA PAREJA: MÁS ALLÁ DEL SEXO.

Una de las dificultades que con una frecuencia en aumento se presenta en las parejas está relacionada con el sexo: desde los problemas de frecuencia, hasta la misma capacidad de expresar adecuadamente los diferentes gustos o intereses en este aspecto, la pareja enfrenta muchas dificultades y barreras, las cuales pueden llevar a un debilitamiento de la relación y hasta la finalización de la misma.

Podemos decir que la sexualidad en la pareja es un tema sensible (considerado por muchas personas como tabú), sea por la incomodidad que se percibe para hablar sobre las consideraciones particulares de este tema o por la percepción de inmovilidad del sexo, es decir la creencia, de que por ser pareja el sexo debe estar por siempre y para siempre. Ante esta idea podemos decir que la pareja necesita de una intimidad fortalecida para asumir los diferentes roles y funciones que poseen. La pareja no deja de ser pareja en presencia de hijos o de situaciones laborales: la comprensión del aporte que cada uno de estos roles le da a la pareja es fundamental, para creer que una pareja con una intimidad fuerte puede buscar un balance en otras áreas de mejor manera.

Se puede continuar con la idea de “sexo no es igual a intimidad”: el sexo forma parte de la construcción de intimidad, pero esta última se nutre de otros elementos, como la seducción, el apego complejo (que se debe entender como la dinámica natural donde cada uno de los miembros de la pareja pasa de posiciones “dependientes” a posiciones de “apoyo”), la comunicación (tanto convencional como no convencional), entre otros aspectos. La intimidad que permite la construcción de algo propio de la pareja desde y con la diferencia de cada uno, aumenta la posibilidad de una sexualidad satisfactoria.

También podemos agregar que la sexualidad en pareja trasciende lo físico. Este punto es reconocido por alguno de nosotros, pero vale la pena resaltarlo: las relaciones sexuales en la pareja tienen un componente de  complejidad, vista esta no como complicado sino como una cantidad de factores que influyen en un momento determinado. El sexo en pareja debe buscar la satisfacción de ambos, una búsqueda de equilibrios donde cada uno pueda expresar de manera clara y sin miedo lo que quiere y le hace feliz, teniendo en cuenta que los límites en la pareja los construyen los dos. Cuando existe insatisfacción por parte de alguno de los dos, es bueno buscar soluciones conjuntas, ya que la felicidad se construye a partir de un ejercicio de corresponsabilidades y compromisos conjuntos.

Para finalizar, podemos decir que la sexualidad se convierte en una forma de comunicar. El contacto físico se vuelve una experiencia única y una oportunidad irrepetible de expresar lo que la otra persona nos hace sentir. Para esto, la pareja debe creer que se puede comunicar algo a través de una sexualidad y en general, de una intimidad fortalecida: cada gesto, palabra, acción, mensaje, caricia o momento debe transmitir aquello que genera vinculación afectiva y compromiso ante la realidad de la pareja (y de la familia). La sexualidad no es un tema prohibido: hace parte de nuestra vida y como tal debemos hacernos responsables no solo por nosotros mismos, sino por el proyecto del que participamos que se llama “familia”. Si tenemos dificultades, busquemos ayuda, ya que el reconocimiento de un aspecto problemático nos permite enfrentarlo y crecer como personas, como pareja y como familia.

 

¿CÓMO AFECTA LA VIOLENCIA  INTRAFAMILIAR A LOS NIÑOS Y JÓVENES?

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS

 

Existe hoy día en nuestra sociedad muchos matrimonios consolidados, llenos de respeto, comprensión y sobre todo llenos de amor. Matrimonios que dan lo mejor de sí para dar un buen ejemplo a sus hijos,  padres que se desviven porque la educación que éstos reciban sea la más adecuada y así lograr  que se formen como hombres y mujeres de bien,  que cuando formen su propia familia tengan bases bien cimentadas que les permita inculcar el  amor que ellos recibieron.

Desafortunadamente por otro lado existen hogares donde los lazos afectivos, de amor se ven deteriorados por la falta de unión, de respeto, y de tolerancia, entre los miembros ¿Saben cuál es la razón de esta situación? La falta de diálogo, de escucha, de tiempo y de otros aspectos que poco a poco logran que la violencia  juegue un papel fundamental en las relaciones. 

La violencia intrafamiliar está generando en los niños y jóvenes una serie de dificultades emocionales, educativas, sociales y comportamentales. En la mayoría de los  casos estas personas que son o han sido  víctimas de  violencia al interior de la familia  posiblemente puedan vivenciar estados depresivos, bajo rendimiento escolar, autoestima baja, inhibición, dificultades para relacionarse con el grupo de iguales, poca tolerancia a la frustración, y en el peor de los casos sin restarle importancia a la sintomatología antes mencionada podrían  llegar a la delincuencia, prostitución, drogadicción y alcoholismo.

La violencia genera violencia. Las personas que la han sufrido en su infancia tienen posiblemente la tendencia, a reproducirla en los hogares que conforman, se convierte muchas veces en un callejón sin salida donde los lazos afectivos se estrechan a través de la agresión y donde el individuo se reafirma una vez más negativamente.

Los niños y jóvenes de hoy, no siendo una generalidad,  cada vez se encuentran más vinculados a  hechos donde el diario vivir se rige por un grito, un golpe, una expresión inadecuada. Un sinsabor. Nos encontramos con niños y jóvenes que a su  corta edad  luchan inconscientemente por ocupar un lugar en su núcleo familiar, un lugar en el grupo de iguales, existe una  necesidad de ser escuchados, mirados, atendidos. Sencillamente significar.

Se han preguntado los padres de familia ¿Qué están construyendo en la historia de sus hijos? ¿Qué desean para ellos? …

Recuerden: Existen golpes que con los días pueden desaparecen, sin embargo existen  otros que se quedan grabados para siempre.

 

María Patricia Serpa  R.

Psicoterapeuta

   

Todos los derechos reservados © 2012 - Fundación Nuestra Casa | 

 Correo